Archive | octubre, 2014

LOS MEDIOS DE INFORMACIÓN DEBEN DE REVISAR SUS ESTRATEGIAS.

15 Oct

Es necesario poner bajo el control del poder político democrático a los Servicios Financieros, actualmente gestionados por los lobbies bancarios, que disfrutan de inmunidad para sus negocios de rapiña, imponiendo legislaciones y condiciones que  perjudican los derechos de las personas y la viabilidad de una economía sostenible y adecuada al Bien Común.

Han conseguido asumir el control del dinero, aplicando disparatadas teorías económicas, en las que todo está supeditado al valor del dinero, que ellos mismos definen y defienden eficazmente para sus intereses. La falta de convertibilidad y las normas emanadas de agencias privadas, al servicio exclusivo de los intereses espurios  de sus amos, hacen que todo el dinero en circulación sea una mentira, una estafa sin importar quien se haya ocupado de su impresión, ocultando la inflación y facilitando su negocio, pues cada billete (que inexorablemente, va estar controlado por el Lobby bancario) les generará poder y beneficio, multiplicándolo  en base a su “virtualización”. El poder ya no es del “capitalista” tradicional, sino del que controla el flujo del dinero que es además quien define su valor.

Las personas deben de ser informadas de forma eficaz, sobre la verdadera situación de dominio, del valor de su capacidad de decisión a través de la democracia, poniendo límites a los usos y costumbres que perjudican directamente el futuro de nuestro planeta y por tanto también a la sociedad en la que estamos insertos y que debemos hacer evolucionar hacia un mundo mejor, que es posible si nos liberamos de la tiranía de los especuladores, que solo generan desgracias en base a ganancias dinerarias que no sirven más que para sojuzgar a los pueblos, manteniéndolos sumisos, desinformados y “engatusados” en un falso paraíso basado en el consumismo.

Cuando los medios de comunicación asuman un compromiso real de informar verídicamente, prescindiendo de objetivos de ganancias financieras, contribuirán a poner las bases para un progreso social equilibrado y acorde con las posibilidades reales del Bien Común.